Noticias > 10.09.2019

¿Aprendemos una lección? Pasó en España, puede pasar acá.

Se detectaron más de 200 casos de infecciones y una muerte por un brote de Listeriosis luego de ingerir productos elaborados con carne, que obligó al Ministerio de Sanidad a emitir una alerta nacional e internacional. El peor brote de Listeria de la historia de España.

La Listeriosis es una infección causada por la bacteria Listeria monocytogenes. Se encuentra en la tierra, el agua, y sobrevive a temperaturas muy bajas, incluso dentro de frigoríficos. Por eso es imprescindible su control.

Las personas la contraen normalmente por la ingesta de alimentos crudos: leche, queso, carne cruda o poco cocinada, verduras, pescados, embutidos, patés, etc., y causa una infección alimentaria muy grave que puede llegar a ser mortal.

Los síntomas de esta infección suelen aparecen entre las tres y las cinco semanas de la ingesta del alimento contaminado, y ocasiona fiebre, vómitos, diarrea, dolores musculares y escalofríos; cuando se extiende al sistema nervioso además aparecen dolores de cabeza, rigidez en el cuello, pérdida del equilibrio y hasta convulsiones.

¿Qué sucedió?

Aparecieron las primeras personas con síntomas similares, se hacen los análisis y se determina que es Listeriosis, una enfermedad de declaración obligada. Se consulta sobre los alimentos ingeridos de 3 a 5 semanas hacia atrás, y el factor común es una carne mechada que se consume en miles de lugares: bares, restaurants, hogares, etc.

Cuando se identifica el producto y se les solicita a las empresas involucradas, surgen las desviaciones del proceso productivo: los lotes de ese producto no tienen análisis de Listeria.

Luego, las soluciones más rápidas: retirar todos los productos del mercado. Pero el problema ya fue generado.

El detonante es que la listeria puede encontrarse en cualquier parte. Puede estar en los alimentos, en las materias primas, en las superficies, en los materiales, en las máquinas.

 

¿Cómo se pudo haber evitado? Con prevención y manejo adecuado.

En casa…

LIMPIAR: Lavarse las manos y las superficies en contacto con alimentos de manera frecuente.

SEPARAR: Prevenir la contaminación cruzada, tanto en el carrito de supermercado, en las bolsas, en la heladera y al momento de cocinar.

COCINAR: Cocinar todo de manera adecuada, especialmente carnes, pescados, pollo y huevos.

ENFRIAR: Poner en heladera o congelador lo antes posible.

 

En las empresas o establecimientos elaboradores/procesadores…

La prevención consiste en seguir las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).  Contar con sistemas que garanticen la inocuidad, como ser HACCP. Complementar los anteriores con las determinaciones analíticas para detectar Listeria spp y Listeria monocytogenes. El género Listeria nos presenta el estado sanitario de las instalaciones, y el análisis específico de L. monocytogenes permite evaluar el producto que sale al mercado.

Para casos como estos, ofrecemos dos productos de detección de patógenos en alimentos:

Detección molecular y microbiología: PCR

Inmunoensayos: Dispositivos de flujo lateral (FLD)